Día del estúpido

He andado mega-estúpido este día, en la mañana después de la ducha en vez de crema me puse fijador líquido en los brazos; me tuve que duchar de nuevo porque no alcanzaba a quitármelo en el lavabo. Ahorita me duché de nuevo y casi lo repito.

Fui súper fast a plaza La Paz a compra un cable con mi perro y compré también unos Skittles, mi perro–como siempre monta en la segunda fila en el coche–se asomó conmigo y obvio le hice cariños; pues que proyecto Skittles por todo el coche. Llovían dulcecitos.

Y como todavía no era suficiente mi estupidez, ahorita que quise ir a la habitación de mi madre a decirle lo de los Skittles en vez de tocar su puerta, quité el seguro de la mía (siempre tiene) y la toqué y esperé a que alguien abriese, me tomó más de lo que atrevo a admitir darme cuenta que era mi propia puerta por adentro de mi habitación la que estaba tocando…

Son las 18h a la hora que escribo esto. Todavía quedan varias horas para que el día termine.