Perdí mi bumper y Viiv me prestó su case más masculine.